La clínica abandonada

La Clínica Privada Regional cerró sus puertas en el año 2016 y dejó a la ciudad sin una prestación esencial en materia de salud

Actualmente, el edificio de la calle 66 se encuentra totalmente abandonado y de a poco es saqueado por delincuentes

Arrow

Se realizó tiempo atrás una subasta de parte del inmueble, pero quedó desierta

Hay un porcentaje del edificio que quedó excluido del alcance de la quiebra y pertenece a un médico de la ciudad

Cuando la clínica cerró, un grupo de médicos fueron denunciados por el vaciamiento de la empresa

Más tarde, los trabajadores intentaron conformar una cooperativa para seguir prestando servicios de enfermería

En marzo de 2020, cuando se iniciaba la pandemia del Covid, la justicia autorizó al municipio a retirar elementos que todavía podían ser usados y destinarlos a paliar la emergencia sanitaria

Arrow

Ahí pudo observarse el deterioro que presentaba el lugar donde ya habían comenzado a robarse parte de las aberturas

La clínica regional supo ser el lugar elegido por excelencia gracias a la calidad del servicio de salud que allí se prestaba

Necochenses y vecinos de la zona nacieron entre esas paredes, se dieron las primeras vacunas, corrieron alguna madrugada hasta la guardia y despidieron a seres queridos

 Cientos dejaron allí sus años de trabajo, en ese edificio antiguo de dos plantas con pisos de granito

Los vaivenes de la economía y las malas administraciones van dejando huellas en la historia de la salud de nuestra ciudad

La esperanza radica en lo que viene y en el deseo popular del “ojalá que la compre alguien y se haga algo lindo”

Mientras tanto, los menos optimistas seguirán aferrados a las postales del recuerdo de un edificio del que, de a poco, no va quedando nada